Saltar al contenido

Almohadilla eléctrica

Para el invierno más crudo o la lesión más molesta, contar con una almohadilla térmica en casa es fundamental. Estos accesorios son absolutamente necesarios en un hogar y es mejor invertir en uno en un momento de tranquilidad, en el cual podemos elegir el mejor, que correr a la tienda a por uno cuando lo necesitamos para tratar una lesión.

Si quieres conocer cuáles son las mejores almohadilla eléctrica cervical que puedes comprar no dudes en consultar los modelos que te presentamos en la siguiente lista. De seguro te encantarán sus características únicas, especialmente diseñadas para tu comodidad y seguridad:

Almohadillas|Catálogo de manta electrica cervical 2020

¿Qué son y para qué sirven las almohadillas eléctricas?

Son almohadas con una rejilla especial calefactora, se conectan a la red eléctrica del hogar y generan el calor que necesitas para descansar o aliviar alguna molestia en una zona particular de tu cuerpo.

Son un accesorio de descanso y relajación ideales para aliviar alguna lesión o dolencia o para descansar cómodamente durante el invierno.

Tipos y modelos más comunes de almohadillas eléctricas

Puedes encontrar muchos tipos de almohadas eléctricas para la espalda en el mercado, todas con diferentes tamaños, potencia y forma.

Por ejemplo, puedes encontrarlas diseñadas para una determinada parte del cuerpo:

Esto se debe a que el calor aplicado sobre determinados puntos del cuerpo puede aliviar la tensión, tratar contracturas o preparar la zona para un masaje.

Otros modelos de almohadillas eléctricas son:

Mantas tradicionales: son mantas comunes ideales para cubrir el cuerpo en lo más crudo del invierno o calentar la cama antes de dormir. Puedes programarlas a una temperatura específica y para que se mantengan encendidas por un tiempo prudencial luego del cual se apagarán automáticamente.

Almohadillas de colchón: semejantes a una sábana aportan una superficie cálida perfecta para descansar mejor.

¿Cómo elegir la mejor almohadilla eléctrica?

A la hora de comprar una almohadilla eléctrica daga debes de tener en cuenta una serie de aspectos muy importantes:

Forma y tamaño

Los modelos tradicionales tienen forma rectangular, pero puedes encontrar modelos interesantes como aquellos empleados para calentar la cama o cobijarte. También existen modelos específicos para cada parte del cuerpo o con forma de chaleco para calentar tu espalda y aliviar cualquier dolor en la zona.

Seguridad

Es un aspecto fundamental pues las manta electrica daga del pasado provocaron muchos incendios, quemaduras graves y muertes. Por suerte los modelos nuevos cuentan con termostatos que evitan el calentamiento excesivo y materiales no inflamables ni agresivos con la piel.

También cuentan con protección a la sobretensión eléctrica y temporizadores que apagan automáticamente el equipo. Antes de comprar una almohadilla eléctrica evalúa sus sistemas de seguridad.

Selección del grado de temperatura

La percepción a las altas temperaturas es diferente en todas las personas por lo que tu almohadilla debe contar con un regulador que te permita controlar la temperatura hasta niveles agradables y confortables para ti.

Niveles de potencia

Es un aspecto importante, la almohada eléctrica que vayas a comprar debe de tener diferentes niveles de potencia que te permitan ajustar la cantidad de calor o temperatura a tus necesidades y a tu presupuesto.

Los modelos más económicos ofrecen dos niveles de intensidad y tienen una potencia de 100 W. las almohadillas más grandes tienen una potencia de 200 W y permiten calentar zonas específicas de la almohada. Ten presente que el nivel de potencia de la almohadilla determinará el precio de la misma y su consumo de energía eléctrica.

Material de fabricación

La mayoría de las almohadillas eléctricas cuentan con el mismo acabado exterior, por lo general tela de franela, y es que es una tela suave que mantiene muy bien el calor y es fácil de limpiar.

Almohadillas eléctricas lavables

Las almohadillas tienden a ensuciarse con el tiempo, no con sudor porque se emplea sobre la ropa, pero si con cualquier sustancia que caiga sobre ellas. En estos casos deben de contar con fundas lavables, lo mejor es que pueda lavarse en lavadora, y a una temperatura de 40 ºC.

Longitud del cable

Elige modelos con cables largos para poder tener una mayor libertad al utilizarlo en el hogar. Si tienes pocos enchufes en casa un cable corto puede obligarte a permanecer en un solo lugar. Elige almohadillas con cables de por lo menos 2 m de largo.

Por supuesto, puedes utilizar cables alargadores, pero no se trata de gastar más y a veces los cables alargadores pueden representar un peligro grave si no eliges el adecuado para la potencia de la manta.

Distribución homogénea del calor

El diseño interior de la almohadilla determinará la distribución del calor en su interior. No todos los modelos calientan por igual ni todos los materiales lo hacen con la misma rapidez. Al elegir una almohadilla eléctrica asegúrate que cuente con un buen sistema de distribución de calor y que mantenga una temperatura constante.



¿Cuáles son los beneficios de una almohadilla eléctrica?

Entre los beneficios que disfrutarás al contar con una manta termica fisioterapia podemos mencionar:

  • Alivia dolencias, contracturas y dolores musculares. Si sufres una lesión repentina o tienes dolores musculares, una almohadilla eléctrica en casa será la solución más rápida y efectiva
  • Si sufres de enfermedades reumáticas o artritis, una almohadilla eléctrica puede ayudarte a aliviar los síntomas más molestos.
  • El calor ayuda a conciliar mejor el sueño e incrementa tu productividad y rendimiento durante el día.

¿Cómo usar una almohada eléctrica?

Una vez cuentes con la almohadilla perfecta para ti debes empezar a utilizarla en su menor intensidad. Controla la potencia de la almohadilla y el tiempo de uso, incrementándolo según tus necesidades, pero de manera progresiva.

Puedes empezar por periodos de 10 minutos para comprobar cómo reacciona tu cuerpo. Si has sido evaluado por un médico y este ha establecido un tratamiento específico con calor, sigue sus pautas al pie de la letra.

Si vas a utilizar la almohadilla en niños, embarazadas y personas de la tercera edad debes de ser cuidadoso. Los ancianos y los niños presentan percepciones distintas del calor y pueden quemarse fácilmente.

No utilices el calor durante mucho tiempo ni salgas al exterior después de utilizar la almohadilla, el frio repentino puede provocar desde una gripe hasta parálisis facial.

Si tu almohadilla no tiene niveles de temperatura bajos o estos no son lo suficientemente cómodo para ti siempre puedes colocar algún protector de algodón entre tu piel y la almohadilla.

Una de las formas más seguras de utilizarla para dormir es dejarla sobre la cama y permitir que caliente las sábanas, luego desconéctala y ve a dormir. El calor residual en tu cama y en la almohadilla te ayudarán a conciliar el sueño con rapidez.

¿Cómo lavar una almohadilla eléctrica?

Comprueba que el producto pueda lavarse en lavadora. Si tiene funda extraíble, el lavado no será un problema.

Si la almohadilla es lavable y puede lavarse en lavadora solo debes desconectarla de la electricidad y desconectar el mando de control de la almohadilla. Luego, colócala en la lavadora, utiliza el ciclo más corto, suave y con pocas revoluciones. Emplea un detergente suave. Por último, extiéndela en una superficie lisa para que se seque con rapidez.

Si no puede ser lavada en lavadora, ni tiene una funda extraíble puedes colocarla en un recipiente con agua suficiente para cubrirla y mezclar un poco de detergente suave. Déjala reposar unos 15 minutos y remueve con suavidad. Aclara con agua tibia y deja secar.

No la laves con productos para lavado en seco, pueden dañar la almohadilla. Tampoco debes de tenderla con ganchos fuertes ni lavarla con agua muy caliente.

¿Por qué comprar una almohadilla eléctrica?

A veces cuando presentamos una lesión o un dolor es normal que el medico recete calor o frio para la zona, también puedes necesitarlo si sufres de una contractura muscular, pues el calor relaja los músculos y los distiende. El calor dilata los vasos sanguíneos, lo que facilita el flujo de sangre en la zona y les da a los músculos los nutrientes y oxigeno que necesitan para recuperarse.

Una buena almohadilla puede aliviar los síntomas de afecciones como artrosis, lumbalgias, tendinitis, ciáticas, dolores menstruales, reumatismos, calambres, etc. Incluso son muy útiles para lesiones deportivas o para calentar los músculos antes de un entrenamiento y evitar la acumulación de ácido láctico después de entrenar.

También puede comprar:

Almohadilla eléctrica

Descubre las mejores almohadillas eléctricas para esos días de frío o la lesión más molesta, te diremos la mejor forma de elegir tu almohadilla 🥇

SKU del producto: 007

Moneda del precio: EUR

Producto disponible: https://schema.org/InStock

Puntuación del editor:
5
Optimized with PageSpeed Ninja