Saltar al contenido

Almohadas cervicales

No tienes que esperar a presentar molestias en el cuello para disfrutar de una almohada cervical. Una vez que las pruebes, se convertirán en tus mejores amigas para gozar de un sueño profundo y efectivo, sino que pueden mejorar tu postura corporal y ayudarte a rendir más en el trabajo y en el estudio.

Nuestro cuello soporta no solo el peso de la cabeza y su postura durante el día cuando pasamos horas sentados, agachados o de pie, sino todas las tensiones emocionales que experimentamos en nuestra rutina diaria. El dormir no tiene por qué convertirse en otra causa de tensión y dolor en el cuello, anímate a probar algunas de las siguientes almohadas para cervicales que tenemos para ti:

¿Qué son y para qué sirven las almohadas cervicales?

Son almohadas especialmente diseñadas para garantizar apoyo a la columna vertebral al mantener la correcta alineación entre la cabeza, el cuello y la columna. Esto ayuda a aliviar la rigidez de cuello causada por una mala postura durante las horas de sueño.

Este tipo de almohadas abrazan el cuello y le aportan el soporte y la sujeción que necesita para que los músculos de la zona se relajen. Además, garantiza que el cuello esté correctamente alineado con la columna vertebral.

Las almohadas cervical con memoria sirven para mejorar la postura de nuestro cuello y hombros al dormir, aliviar las tensiones musculares en la zona, a prevenir futuras lesiones y ayudan a incrementar la calidad del sueño y con ello, favorecen una noche de descanso pleno.

Una buena almohada cervical debe sostener tu cuello a la altura indicada según tu posición al dormir. Necesitarás diferentes almohadas si lo haces bocarriba o de costado, pues la altura del cuello es diferente en cada ocasión.

¿Por qué debo usar una almohada cervical?

Una mala postura al trabajar o estudiar, el sedentarismo, una almohada o un colchón inadecuados pueden ser la causa más común de dolor de cuello y espalda y lo que es peor, alteran la calidad del sueño, lo que influye negativamente en nuestro rendimiento diario.

Si sufres de dolor de cuello o de espalda es momento de considerar comprar una buena almohada cervical, pues es el remedio más común y natural para aliviar las molestias que podamos experimentar.

Tipos y modelos más comunes de almohadas cervicales. A la hora de elegir una almohada cervical necesitas considerar tu postura al dormir, pues es el primer paso que te llevará a escoger el modelo que mejor se adapte a tus necesidades.

En el mercado encontrarás una mayor variedad de modelos diseñados para las personas que duermen boca arriba, pero ¡No desesperes! También puedes encontrar modelos para quienes duermen de lado.

Como las siguientes:

Para quienes duermen de espaldas están los siguientes modelos:

Posteriormente debes evaluar la firmeza y el material interior. Puedes encontrarlas fabricadas en látex, fibra, plumas o en viscoelástica. Ambos materiales son la mejor opción que puedes tener, ya que se adaptan a la forma de tu cuello y al peso de tu cabeza, algo que otros materiales no ofrecen.

Si no te importa demasiado la adaptabilidad de una almohada, sino su ventilación, entonces debes considerar utilizar una almohada de fibra. Son frescas y cómodas, especialmente en noches de mucho calor.

Si quieres una almohada muy blanda, elige una de plumas, son muy suaves y por eso se recomiendan para quienes duermen bocarriba o bocabajo.

Por último y no menos importante, también debes evaluar el material de la funda y su calidad, así como el del tejido exterior y si admite el uso de fundas diferentes a las que vienen con la almohada.



¿Quiénes necesitan una almohada cervical?

Todos deberíamos de utilizar una almohada cervical al dormir y es que sin ir más lejos la Fundación Americana del Sueño (National Sleep Foundation) asegura que dormir utilizando una almohada cervical durante un mes reduce significativamente el dolor en cuello, en especial el que sufrimos al despertar luego de una noche de sueño.

Por supuesto, existen personas que para las cuales el uso de una almohada cervical es obligatorio o necesario:

  • Personas que sufren dolor de cuello ocasional y crónico.
  • Quienes roncan al dormir. Los ronquidos suelen ser provocados por una mala posición del cuello.
  • Después de sufrir un traumatismo cervical o si sufres de alguna contractura. Según los fisioterapeutas, este tipo de almohadas puede facilitar la recuperación.
  • Quienes sufren de apnea del sueño. Una mejor posición del cuello mejora notablemente la respiración.
  • Dolor de cabeza y migrañas. Una buena almohada reduce la tensión en el cuello y mejora el flujo de sangre hacia el cerebro, esto alivia las migrañas y el dolor de cabeza recurrente.

¿Cómo utilizar adecuadamente una almohada cervical?

Las almohadas cervicales se presentan en diferentes tamaños, formas y firmezas. Si quieres utilizar una de manera adecuada debes evaluar la postura de tu cuerpo al dormir con ella:

Para dormir de costado

Si quieres utilizar una correctamente debes comprobar que, al tumbarte sobre ella de lado, el cuello y la cabeza queden en línea con la columna vertebral, tal como ocurre cuando estás de pie.

Para dormir bocarriba

Al acostarte bocarriba tu cabeza debe quedar apoyada en la almohada cervical, pero tus hombros deben quedar sobre el colchón. Las almohadas cervicales para quienes duermen bocarriba tienen una zona plana en el centro, en esta zona debe ir tu cabeza, el resto de la almohada debe adaptarse a tu cuello.

Dormir bocabajo es la peor postura para nuestra columna, ya que las cervicales no cuentan con soporte y nuestro cuello se arquea de forma antinatural. Sin embargo, existen almohadas cervicales especiales para esta posición, suelen tener relleno de plumas o relleno viscoelástico, no cuentan con ningún tipo de relieve incómodo y ofrecen un gran soporte al cuello sin causar incomodidad.

Recuerda que cambiar de una almohada tradicional a una cervical implica paciencia y un tiempo de ajuste. Tal vez las primeras noches debas regresar a tu vieja almohada, ten presente que formar un hábito toma unos21 días, pasado ese tiempo o incluso menos te adaptarás a tu nueva almohada cervical ¡Y no la podrás dejar!

¿Cómo elegir la mejor?

A la hora de elegir la mejor almohada cervical para ti debes evaluar lo siguiente:

  • Ten presente que mientras más densa y adaptable, menos transpirable será, por lo que si eres una persona que duerme en un ambiente caluroso, deberás buscar el mejor equilibrio entre adaptabilidad, densidad y transpirabilidad. Puedes elegir modelos de fibra o modelos con gel para el calor.
  • Presta atención a las medidas y evalúa si son adecuadas para tu cama y para tu cabeza, cuello y hombros.
  • Acompáñalas de un buen colchón y somier, de nada sirve una buena almohada si tienes un colchón incómodo o un somier de baja calidad.
  • Cada persona debe tener su almohada en la cama. Si compartes cama, tu pareja debe de tener su propia almohada.
  • No utilices tu almohada sin funda, ya que protege el interior. Esto es importante, especialmente si es viscoelástica o de látex, los cuales no son lavables. Lava la funda una vez al mes.
Almohadas cervicales

Estas en busca de una almohada cervical tenemos 🥇 las mejores almohadas cervicales para ti. Te daremos una guía de lo quenecesitas saber antes de comprar.

SKU del producto: 010

Moneda del precio: EUR

Producto disponible: https://schema.org/InStock

Puntuación del editor:
5
Optimized with PageSpeed Ninja